domingo, 14 de octubre de 2012

Relatos: "QUIMERA - Quinta entrega"


escrito por Inês Costa


-¡No! ¡No lo haga! ¡Él puede ayudarle!

Mulder con la mirada atónita sintió temblar la pistola en su mano, Vincent se adentró en la sala retirándose la capa. Mulder trato de emitir un leve sonido para detenerlo pero las palabras se ahogaban en su boca...sólo pudo emitir un grito mudo.

-¡Dios mío!

-Por favor...baje la pistola Agente Mulder, -dijo Vincent-, no le voy a hacer daño alguno.

La calma de Vincent y su voz profunda tenían casi un poder hipnótico y Mulder guardó su pistola pero con el seguro del arma abierto.

Mulder miró a Catherine, ella permanecía al lado de la criatura, con su brazo agarrado al de él, aferrándose las manos: ellos mantenían una relación, de eso no cabía duda, más aquella idea era casi imposible de admitir.

-Lo sé...parece imposible.

Vincent permaneció delante de Mulder.

-Tú...

Vincent esbozó una sonrisa amable y extendió su mano izquierda.

-Me llamo Vincent. Encantado de conocerle.

Mulder miró aquella mano enorme, dudando. Finalmente y a pesar de aquellas garras, le estrechó la mano viviendo aquel nuevo descubrimiento. Se sintió extraño, jamás había estrechado las manos a extraterrestres en alguno de sus raros encuentros: esta era la primera vez. Sintió una mano muy dura que evidenciaba que Vincent estaba habituado al trabajo intenso y duro, y por su puesto, su físico era impresionante.

Durante las siguientes dos horas, ambos, Catherine y Vincent le estuvieron contando como se habían conocido, la comunidad de los túneles...Mulder estaba fascinado por las habilidades de Vincent. Era un literato, incluso más que él, pensó, ¡y era tan fácil hablar con él!. Poco a poco, Mulder comenzó a ver el lado humano de Vincent y no a la criatura genética engendrada por ingenieros genetistas. inexpertos jugando con tecnología alienígena; Incluso parecía obvio que Vincent ignoraba de dónde procedía aunque parecía saber que el no era físicamente cien por cien humano.

-Perdóname por lo que te voy a preguntar...Vincent...pero tengo que hacerlo. ¿Conoces tus orígenes?

Vincent se quedó mirando a Mulder, interrogándolo con la mirada. Catherine aferrándole la mano estrechamente, apoyándole en cuerpo y alma.

-No...sólo sé que he sido encontrado cerca del hospital de St.Vincent.

-¿Deseas saber más?

Vincent tomó una gran respiración. Allí estaba, la oportunidad de descubrir su pasado, sus orígenes. Miró a Catherine y esta trató de esconder lo que estaba pasando por su mente en aquel momento, pero la respuesta   que él sintió a través del Nexo fue una amor inmenso. Ella sonrió y él le devolvió la sonrisa.

-No, Agente Mulder. No me lo cuente. Soy consciente de lo que soy...no lo quiero saber ya que las respuestas que una vez pedí ya no son necesarias. -dijo, poniendo su otra mano sobre la Catherine. Mulder se dio cuenta de esto y luego procedió con preguntas más difíciles.

-Entonces...¿por que has matado a aquellos hombres?

Miró a Mulder otra vez. Era hora de desterrar sus terrores y demonios que dominaban su mente.

-Porque sin Catherine...no puedo vivir. No podía arriesgarme a que alguien me la arrebatase o que le hiciese daño.

Catherine miró a Mulder, rogándole comprensión, luego habló.

-Tenemos un Nexo, Vincent y yo, que le permite sentir lo que yo siento: felicidad, angustia, amor, miedo...cada vez que una de mis investigaciones me ponía en peligro el venía a salvarme.

Mulder pensó en lo que él y Scully tenían...era algo muy parecido...si ella estaba herida o se sentía mal el podía sentirlo.

De alguna manera era capaz de percibirlo.

-Pero al menos...¿te gustaría saber el nombre de tu madre?

Vincent abrió sus ojos en sorpresa y Mulder se maravilló por el azul profundo que emanaban de ellos: sin duda era una criatura maravillosa.

-Si...realmente me encantaría saberlo.

Fox sonrió.

-Amy.

Vincent cerró sus ojos y repitió para si mismo aquel nombre, casi como una oración y agradeció al agente del FBI con un suave gesto con la cabeza.

-Amy...qué nombre tan bonito.- Añadió Catherine.

De pronto recordó la llamada de telefónica y le incorporó.

-¡Ay mierda!

Vincent frunció el ceño ante la última frase de Mulder porque no estaba acostumbrado a oír a la gente usar ese tipo de  palabras malsontantes pero luego, vio la angustia en la cara del agente y sintió inquietud: le estaba mirando con ojos de dolor. Catherine no entendió lo que estaba pasando y busco respuestas. 

-¿Qué ocurre?

-Esta tarde he recibido una llamada telefónica...de los secuestradores de Scully...dijeron que tenía que entregarles a Quim...Vincent, para que liberasen a Dana ó la matarían.

Vincent se levantó, primero miró a Mulder y luego se giró hacia Catherine; Ella se dio cuenta de lo que le comunicaba y sus ojos se llenaron de lágrimas secas.

-Lo sé. Es lo único que podemos hacer - le murmuró.

Mulder estaba fascinado por el poder de compresión que compartían aquellos dos...parecía tan irreal, tan intangible. Aquellos pensamientos le hicieron echar de menos a Scully incluso más y su corazón se fue haciendo más y más pequeño hasta el punto de que necesito respirar agitádamente para no perder la conciencia.

-Iré. Me cambiaré por ella. No hay posibilidad de deshacer mis asesinatos a lo largo de estos años, pero quizás, si salvo a tu compañera...amigo mío...quizás, libere mi mente condenada.

-No.

-¿Qué?

-No. No puedo arriesgarte. No puedo permitir que te entregues a esa escoria. Hay gente que depende de ti, estoy seguro -y miró a Cathy-, gente que te necesita para sobrevivir.

Vincent alzó su mano y la puso sobre el hombro de Mulder. Este ni siquiera retrocedió un centímetro, Vincent agradeció este gesto.

-¿Entonces que sugieres?

-Creo que necesitamos un plan, ¿no estamos de acuerdo?

* * * *

¡Era tan extraño! Una comunidad entera viviendo bajo sus pies y la gente ni lo sospechaba. El lugar no era un paraíso...era un laberinto donde la gente podía llegar a perderse...pero perderse de verdad, pensó Mulder, sin perder de vista a la extraña pareja que le mostraba el camino.

"¡Que extraños son los caminos de la vida!", pensó Mulder al ver a aquellos dos. Si eso le hubiese ocurrido a él...la primera vez que supo de Scully, supo que ella había sido enviada para racionalizar su trabajo en los Expedientes X...pero el tiempo vuela y se convirtió en necesaria en todas las investigaciones, en su vida: ella era la única que le mantenía cuerdo, que le ayudaba, que le guiaba cuando se adentraba en un desconocido territorio...la única que daría la vida por él ...estaban más conectados que nunca, y él todavía no podía comprender porque no había sido capaz de dar el paso, el porque no podía asumir que estaba...profundamente y sin lugar a ninguna duda, enamorado de ella.

Esta cadena de pensamientos fue interrumpida cuando quedó perplejo ante la visión de la biblioteca más espectacular que jamás había visto. Un hombre se encontraba leyendo al final de una mesa y se quitó las gafas cuando ellos llegaron, inmediatamente miró a Mulder, con una mirada de temor e interrogación.

-¿Vincent? ¿Qué significa todo esto?

Vincent guió a Mulder a través de las pilas de libros y contestó las preocupadas cuestiones de Padre acerca de aquel hombre extraño que se había adentrado en su mundo poderosamente escondido.

-Padre, este es el Agente Mulder.

Fox le miró momentáneamente sorprendido, pero luego dedujo que este había sido probablemente el hombre que había criado a Vincent.

-Soy Fox Mulder.

-¿Debo suponer que tiene el logo del FBI atado a su nombre?

Mulder se rió ante el apunte de Jacob.

-¿Qué? ¿Le parece divertido? Me estoy refiriendo a que usted ha entrado en nuestro mundo...

-Yo lo he invitado Padre. Era necesario.

-¿Por qué razón?

Catherine se sentó cerca de Jacob y le explicó lo que estaba ocurriendo. Después de escuchar atentamente, Padre quedó pensativo y se rascó la frente.

-¿Qué tenéis pensado hacer?

-Bueno, tenemos un plan...pero es arriesgado...

* * * *

-Puede pasar la noche aquí, dijo Vincent, señalándole una de las alcobas para invitados. Mulder declinó la oferta.

-Lo siento Vincent...pero no puedo descansar...no hasta que Scully se encuentre a salvo conmigo.

Vincent conocía muy bien aquel sentimiento.

-¿Te gustaría hablar sobre eso? Ven...vamos a un lugar.

-No...no quiero molestarte...además, seguramente desees estar con Catherine.

Vincent agitó la cabeza negando.

-Vamos, es por aquí.

Vincent guió a Mulder a través de pasillos y corredores sin fin hasta que comenzó a oír un sonido, como el de una catarata y en verdad que lo era, el escenario era hermoso.

-Bueno ¡es tan intensa como las Cataratas del Niagara!

Vincent ignoró aquel comentario y se sentó en el bordillo. Mulder contempló las vistas por unos segundos y se sentó al lado de Vincent.

-Lo sé...entiendo por que has matado a aquellos hombres...yo haría lo mismo por Scully. No dudaría ni un segundo en convertirme en un animal si su vida se encontrase en peligro.

-Los sentimientos por tu compañera...¿van más allá de la simple amistad?

Vincent encontró fácil charlar con Mulder...al fin había encontrado a un hombre que sentía como lo hacía él con respecto a su pareja, la misma forma de sentir que el tenía con Catherine...bueno, casi de la misma manera.

-Algunas veces creo que ellos lo hacen...pero nunca lo asumimos. Preferimos concentrarnos en nuestro trabajo y nuestras vidas...bueno, quizás en nuestros trabajos. Adivino que carecemos de vida privada. Mas bien, gasto mi tiempo arriesgándome el pellejo a su lado en algún caso sólo por el placer de tenerla cerca de mi, guiándome. Pero veo que no soy el único...tú y Catherine estáis realmente cercanos.

-No tan próximos como desearíamos. Esta investigación sólo levanta otro muro cuando creía que se estaba deshaciendo...

-Lo lamento, me siento culpable por ello.

-No lo esteas...sólo fué cuestión de tiempo hasta que se hizo obvio...no soy humano.

-Mira, no querías saber...pero tu eres más humano de lo que piensas...¡hay cientos de registros de casos con gente que ha tenido enfermedades genéticas y eso no las ha hecho menos humanas!

-¿Pero acaso no es verdad que la sociedad las margina?

-¡Por favor! ¡Estás hablando como si viviésemos en el pasado siglo! Por supuesto que hay gente que no lo acepta pero hay montones de gente que si lo hacen...¡¡¡yo mismo estoy marginado en mi propio trabajo!!!.

Vincent sonrió ante su última frase...Devin también tenía una pila de apodos...

La conversación siguió a lo largo de la noche. Los dos extraños rápidamente se familiarizaron y poco a poco los temores y los terrores fueron desapareciendo. Mulder recordó a su hermana Samantha y Vincent le contó lo duró que era para él controlar su lado oscuro a veces...se hicieron confidentes, buscando ayuda mutua.

-Pero dime...¿porqué malgastas la noche hablando con un tipo al que apenas conoces y no esta con Chandler? ¿Estáis vosotros dos...enamorados?

Era la primera vez que Mulder se interesó abiertamente acerca del Nexo de Vincent y Catherine. Vincent se encogió de hombros y asintió con la cabeza.

-Sé que parece extraño pero cada noche que ella pasa Abajo...no puedo dormir y salgo. El riesgo es demasiado grande para  se corrido...estamos tan próximos, tan próximos que puedo oír su corazón latir más y más rápido cada minuto cada vez que piensa en venir a mi alcoba...la siento y estoy seguro de que ella me siente a mi también...así que salgo y entro y no caemos en la tentación que nos causaría arrepentimiento...

Mulder apoyó su cabeza contra la fría roca y pensó en aquellas veces que casi cogía el teléfono para llamar Dana en mitad de la noche.

-Sabes...no deberías darle vueltas a eso, deberías dejarte llevar. ¡Lo que tenga que ocurrir va a ocurrir de todas formas!

Vincent permaneció en silencio y Mulder supo que probablemente él no quería hablar al respecto...pero estaba seguro de que era cuestión de tiempo.

* * * *

Allí estaban.

Vincent estaba llegando a la entrada subterránea de los muelles del río Hudson.

Estaba memorizando el plan de Mulder. Debía inmovilizar tanto como pudiese a los hombres de Sutton...y allí estaba, el ratón atrapado en la trampa...ya era casi la hora. Dejó a un lado sus miedos sobre lo que iba a acontecer: sabía que probablemente ¿mataría a alguien?

Miró alrededor, escondido en las sombras, cruzó un callejón más iluminado...y allí estaba, el almacén nº 34. Miró buscando encontrar una entrada trasera y vio a dos vigilantes, fumando.  Entrecerró sus ojos y emitió un gruñido: reconocía a aquellos dos, eran los asaltantes de Catherine. Se abalanzó sobre ellos, como una sombra y los abatió...los hombres se desplomaron instantáneamente. Entró en el almacén y procedió a subir a la primera planta donde había localizado a siguiente individuo...

Era casi medianoche. Mulder miró el número del almacén y cogió su pistola mientras caminaba hacia la entrada. Inmediatamente los dos faros delanteros de un coche iluminaron a Mulder, cegándolo durante unos momentos...y entonces él pudo verlo: una sombra tirando a alguien al suelo. Era Scully, atada de manos con lesiones que debían ser curadas.

-Y bien Agente Mulder. ¿Tiene lo que yo quiero?

-Primero suelta a Scully.

El hombre se carcajeó de manera espantosa.

-¡No, no, no! Creía que vosotros, lo agentes del FBI erais gente inteligente -agarrando a Scully por los cabellos- No juegue conmigo Agente Mulder o tu amigita morirá en cuestión de un segundo.

-Él está en el callejón, atado.

-¡Vaya vaya! ¡Parece que tiene mucho más vigor del que había imaginado! ¿cómo demonios ha sido capaz de domesticar a esa cosa?

-Es cuestión de maña.

Sutton se rió otra vez.

-¡Y de sentido del humor también! ¿Vamos a verlo?

Mulder miró alrededor sintiendo las pistolas de Sutton apuntando...más ellos fueron tomados por sorpresa...ya que Vincent estaba trabajando oculto en las sombras eliminando los enemigos uno a uno, en el más absoluto silencio.

Ambos dos caminaba de frente por el mismo lado de la calle, donde había una figura que yacía en el suelo cubierta con una capa negra. Uno de los matones de Sutton retiró la capa y...descubrió que era... Ratón.

-¡¿Qué significa esto?!

-¡Sorpresa!

Del techo del almacén comenzaron a caer redes sobre los pocos matones y todos los miembros de la comunidad de los túneles estaban allí, surgiendo de las sombras como almas difuntas, armados hasta los dientes.

En el momento adecuado, Mulder llegó hasta Scully y la liberó mientras los malhechores luchaban contra la red inútilmente. Ratón, sin embargo, se arrastró hasta el hueco de desagüe más cercano y fue capaz de escapar a los túneles. Devin aplaudió y rió.

-¿Ya podemos llamar a la 'caballería'?

-¿Qué estás haciendo? ¡Nunca escaparás de aquí! Mi almacén está vigilado por mi gente!...¡vais a morir hijos de puta!

-No estoy tan seguro...ya ves, he hecho amigos nuevo por estos lugares...y mi GRAN amigo se ha encargado de tus empleados del almacén...

Vincent oyó el bullicio afuera y corrió hacia la puerta trasera para ayudar a su gente cuando olió algo parecido a...¿el humo de un cigarrillo? En cuanto pensó en esto un camión plateado aceleró en la mitad del almacén y encendió sus poderosos focos delanteros, cegándolo. Sólo podía ver a un hombre que sujetaba un cigarrillo y  que estrujaba un vacía cajetilla que tiraba al suelo.

-Él tenía razón...él era magnífico.

Vincent rugió al hombre y cuando se iba a abalanzar sobre él, sintió unos dardos clavarse en su pecho y de pronto todo se volvió negro. Se derrumbó en el suelo mientras unos hombres vestidos de blanco y con máscaras de oxígeno lo introducían dentro del camión.

Mulder estaba rematando su frase cuando el camión se fue del lugar a la vista de todos. Sutton lo vio y comenzó a reírse.

-¿De que demonios de ríes, cabrón?

-Bueno...digamos que ya tengo mi venganza y para mi ya es bastante. ¡Ya puedo ir a prisión, pero él estará MUERTO!

-¿Qué estás diciendo?

-¡Ya lo has oído! ¡Muerto! M-u-e-r-t-o, ¡Muerto!

Catherine, quien se encontraba entre la gente de los túneles permaneció frente a Mulder.

-Mulder...¿dónde está Vincent?

Mulder miró alrededor y finalmente lo entendió todo.

-¡Oh, no!

Caminó hacia el almacén con el diabólico sonido de su carcajada a sus espaldas, pero ya era demasiado tarde.

Encontró un paquete vacío de Malboro en el suelo y lo estrujó con su mano derecha.

Catherine permaneció a la entrada y se cayó al suelo, había perdido las fuerzas - no podía creerlo...¿sería posible que le hubiese perdido para siempre?

-¿Esta muerto?-dijo ella con la voz entrecortada.

Mulder miró el paquete de cigarrillos y negó con la cabeza.

-No...Sé a dónde se lo han llevado.

Se giró y miró a ambas mujeres.

Scully se había recobrado aunque estaba un poco agotada. Luego él miró a Catherine, a quien las lágrimas del dolor la estaban machacando, pero Mulder también vio unos ojos llenos de determinación y un rostro que denotaba fortaleza y que haría todo lo necesario para salvar a Vincent.

Murmuró algo y luego miró a Scully, sabiendo que ambos la habían rescatado y temiendo por Vincent.

-Ellos están dispuesto a recomenzar el proyecto Quimera.

* * * *

-¿Estás diciendo que ha sido capturado?

Jacob estaba comenzado a sentir la desesperación ardiéndole en su pecho: su hijo estaba en peligro. Mulder no era capaz de mirar a los ojos al preocupado padre y miró hacia el balcón, dónde había visto a Vincent por primera vez no muchas horas antes. La gente regresaba Abajo otra vez, sacudidos por la noticia del secuestro de Vincent. Catherine estaba dispuesta a todo; estaba curando las heridas de Scully y cuando la miró a la cara, le sonrió y  toda la desconfianza y antipatía que Dana sentía por ella desapareció. Cathy le ofreció una habitación y algunas ropas para que se sintiese cómoda y menos sucia. Mulder observó a Scully, cogido por sorpresa cuando ella abrió la puerta del dormitorio de Cathy y salió llevando unos pantalones vaqueros, deportivas y una sudadera con el logo de Yale y su pelo mojado y atado con una goma, lo que le daba aspecto de una escolar. Pero esta imagen desapareció cuando rellenó la recamara de su pistola con nuevas balas y guardando el arma cerca de su bolsillo.

-¿Y bien? ¿Por dónde empezamos?

Mulder miró alrededor y luego a ellos. Entonces cogió su abrigo y las llaves.

-Quédaros aquí. Volveré pronto; esperádme, ¿vale?

Mulder rápidamente llevo a su habitación del hotel, dejando atrás a sus expectante público. Entró en la habitación y comprobó que sus tres extraños amigos se habían ido. Buscó por alguna cinta cassette que sabía que Langley había traído y dibujó una "X" en la ventana.

Dirigiendo un rayo de luz hacia la infinita oscuridad del cielo nocturno, se sentó en el sofá y esperó.

* * * * *

EL SUJETO QUIMERA UNO ESTA LISTO PARA EL EXAMEN

.....................................................................

SERIE DE EXAMEN PREVENTIVO APLICADO

.....................................................................

EN PROCESO

.....................................................................

Las puertas corredizas se abrieron emitiendo un sonido hidráulico. Los hombres que estaban en lo alto del mirador quedaron impactados ante el espectáculo de la escena que se presentaba ante ellos y abrieron sus ojos quedando boquiabiertos.

El Fumador continuó fumando su veintavo cigarrillo diario.

Vincent estaba suspendido por cinco rígidas y fuertes bandas: cuatro sujetaban sus brazos y piernas y la otra su cabeza. Él parecía una estrella negra, enfundando en un traje negro ceñido, allí, suspendido en una habitación blanca con unas suaves pero a la vez potentes luces de neón que daban una atmósfera neblinosa. Dos sensores fueron conectados en sus sienes, mientras que el resto estaban dentro del tejido del traje, transmitiendo información sobre la fisiología de su cuerpo. Todavía estaba inconsciente, entonces un pequeño impulso eléctrico lo devolvió a la consciencia y a la dura realidad. Emitió un rugido y trató de escapar de la red pero en cada intento, nuevos impulsos eléctricos le obligaban a detenerse y pronto desistió, respirando apartosamente.

Y luego oyó aquella voz metálica e inquietante.

ANALISIS PRIORITARIOS TERMINADOS. EL SUJETO ESTÁ LISTO PARA EL ANÁLISIS DEL ADN

Una jeringuilla apareció, sujeta por un brazo mecánico y penetró en la espalda de Vincent, extrayendo fluido de la médula espinal y sangre. Vincent gritó de dolor y furia y en esta mezcla de turbulentas emociones miró hacia arriba y vio a aquellos indeseables hombres,  grabando sus caras en su mente.

Permaneció callado y observando.

-¿Es un ser racional?

-¡Probablemente no! Esta...esta cosa fue abandonada en las calles, probadamente haya estado viviendo en la red de cloacas...con la compañía de serpientes y esos caimanes que a veces surgen de ahí...

El Fumador continuó escuchando las ridículas suposiciones del nuevo equipo y casi deseo que Holston no fuese eliminado.

-¡Cállense!

Su voz dura y profunda cortó la conversación inmediatamente.

EXTRACCIÓN DE ADN COMPLETADA. LOS RESULTADOS DISPONIBLES EN CINCO MINUTOS.

.....................................................................

AGUARDANDO INSTRUCCIONES ADICIONALES.

.....................................................................

El Fumador miró a la sala de control y asintió con su cabeza. Los hombres detrás de ella respondieron a la señal y teclearon las instrucciones en el ordenador.

Vincent parecía desorientado a causa de los shock y el dolor, pero era capaz de mirar los alrededores de la habitación. Había otra puerta, en el suelo. Cerca de la cual él había entrado.

La voz del ordenador se oyó otra vez.

EL ANÁLISIS DEL SUJETO QUIMERA UNO COMPLETADO

.....................................................................

EL SUJETO ROS34522 ESTÁ LISTO PARA LA EXTRACCIÓN DE ADN

.....................................................................

EN PROCESO

.....................................................................

La puerta se abrió y los ojos de Vincent siguieron el movimiento. Comenzó a jadear: elevándose de abajo, a través de la entrada de el complejo, atada y con el mismo y brillante traje ceñido, se encontraba la más extraña criatura que él jamás había visto. Tenía una enorme cabeza,  con brillantes ojos negros y sus manos sólo tenían 3 largos y huesudos dedos. Las puntas de estos parecían esponjosos y su piel tenía un tono entre verdoso y gris. Estaba atada igual que Vincent, miró a su lado, directamente a los ojos de Vincent y emitió un largo y triste sonido que suplicaba ayuda. Vincent se sintió extraño, permaneciendo al lado de la criatura y sintiendo compasión por ella ya que ambos estaban inmersos en el mismo viaje.  Fue entonces cuando él giró su cabeza y le comprendió cuando la criatura entró en su mente.

"Tú no eres como los otros, tú eres diferente."

Vincent trató de sacudir su cabeza pero no pudo. Se pregunto si podría responderle de la misma manera, pero aunque fue algo automático, ahora le parecía algo imposible de llevar a cabo.

"Puedes hacerlo"

Vincent lo intentó otra vez y luego sus pensamientos comenzaron a salir.

"¿Quién...quién eres tú?"

El extraterrestre esbozó una extraña media sonrisa.

- "No temas"

- "¿Puedes leer mi mente?"

- "No te haré daño."

Vincent tomó una respiración profunda y continuó.

ANÁLISIS PRIORITARIO COMPLETADO. EL SUJETO ESTÁ LISTO PARA LA TRASFERENCIA DE ADN.

.....................................................................

Una vez más apareció el brazo mecánico pero ahora portaba un tipo diferente de aguja.  Parecía portar  una bomba de succión que fue unida a una abertura que se encontraba en el traje del extraterrestre. Luego penetró y forzó a la verde sangre del alien a llenar el espacio de la jeringuilla.

Él no se inmutó.

"¿Qué van a hacer con nosotros?"

El extraterrestre tomo aliento, apoyando su cabeza atrás, mostrando que estaba sintiendo algún tipo de dolor que Vincent no era capaz de dilucidar.

"El proyecto Quimera ha sido reabierto, un nuevo sujeto va a ser creado a partir del sujeto Quimera Uno con el sujeto ros34522"

"¡Dios mío!"

EXTRACCIÓN DE ADN COMPLETADA. CAMARA DE CLONACIÓN LISTA PARA LA HIBRIDACIÓN DE ADN

* * * *

Mulder estaba a punto de quedarse dormido. Era tremendamente tarde. Parecía que su plan no iba a funcionar después de todo. Llamó a Scully a través de su teléfono móvil.

-Scully al habla.

-Hola Scully, soy yo.

-Mulder, ¿dónde estás? Te estamos esperando y tenemos que ayudar a esta gente, dijo en voz baja.

-Ya lo sé...pensé que iba a conseguir algo pero no ha funcionado.

Estaba mirando los bajos de la puerta cuando vio una sombra acercarse a la puerta. Paró de hablar y Scully sintió que pasaba algo.

-¿Mulder? ¿Mulder?....¿qué esta ocurriendo?

-Te llamo más tarde Scully.

Y colgó, dejando a una irritada y preocupada Scully al otro lado de la línea.

La sombra se paró y Mulder se incorporó tratando de dilucidar quién se encontraba cuando llamó a la puerta a través de la mirilla. Era un hombre joven, vestido como un empleado de reparto. Abrió la puerta y le atendió.

-¿Sr....Fox Mulder?, dijo, mirando una nota.

-Si.

Le traía una carta.

-Firme aquí por favor.

Cerró la puerta y abrió la carta. Solo había unas pocas palabras, escritas con letras de prensa.

Central Park. Area de Conciertos.

Cogió las llaves de su coche y se apuró a salir por la puerta, camino al parque. Llegó al lugar de encuentro y miró alrededor: no había nadie allí...al menos allí no.

-¡Sr. Mulder! Sabía que se encontraba en la ciudad...

Mulder se volvió rápidamente hacia la voz que sonó detrás de él y se dio cuenta de que era Garganta Profunda. El informador caminó hacia él y continuó.

-Y también sabía que estaba interesado en Genecorp...¿Me puede devolver la insignia de Holston?

-¿Por qué? ¿Lo han matado? ¿Cómo hicieron con los extraterrestres?

Garganta Profunda se rió y asintió con la cabeza.

-¡Vaya, vaya! ¡Hay cosas que nunca cambiarán!

Mulder jamás pareció tan serio. Garganta Profunda dejó de reír cuando se dio cuenta de eso.

-¿Dónde está él?

-¿Quién?

-¡Ya sabe quién, maldita sea! ¡No juegue conmigo!

-No, Agente Mulder. USTED es el único que debería ver quienes son su enemigos verdaderos.

Mulder trató de tranquilizarse...tenía razón, no debía perder su única conexión con el Otro Lado.

-¿A dónde se lo han llevado?

-Este proyecto es importante para todos Nosotros...¿acaso no ve las posibilidades de ello? Una oportunidad de tener una arma que puede terminar con todas las guerras y...

-¡Venga ya! ¡Le están lavando el cerebro con mentiras! ¡Ambos sabemos cuales son los usos que le darán a él!...Vinc....Quimera es un arma poderosa.

-Oh, no, Agente Mulder. ¡Se equivoca! Ellos no van a usar a Quimera con esas intenciones...

Mulder parecía confuso y aguardo una explicación. Pero pareció que nunca iba a llegar.

-¿De que lado esta usted entonces?

-De ninguno. Digamos que ambos están descompensados...y yo soy la aguja de la báscula. Así que le voy a ponerle en la balanza, Fox Mulder.

-¿Qué?

-Estudie a fondo dentro de Genecorp, Agente Mulder, allí hay un montón de entradas traseras...estoy seguro de que encontrará lo que busca allí.

Y le dio una tarjeta magnética negra.

-Es una lástima que no tenga tiempo para poder contemplar la noche de Nueva York...-dijo Garganta Profunda sonriendo- He oído que hubo un hermoso concierto esta noche...

Y así como él estaba frente a él, desapareció. Mulder miró en dirección al apartamento de Catherine y corrió. Scully le interceptó en la puerta.

-¿Y bien, que ha pasado? ¿Alguna novedad?

-Creo que se donde tienen a Vincent.

Catherine se incorporó y fue hacia la puerta.

-Catherine, ¿Qué estas haciendo?-dijo Padre- ¡Vayamos Abajo, por favor! Si algo te ocurriese...

-¡No Padre! Es mi oportunidad de ayudarle. No lo dejaré tirado.



©Chimera (Quimera)ha sido escrita por Inês Costa
Las ilustraciones son obra y propiedad de Sonia Mª Corral, puedes bajarlas a tu disco duro para disfrute personal. Para otros usos, adquisiciones, duplicaciones, copias, etc. debes contar el con el consentimiento del artista. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada